Noticias CeroCeo2

Rehabilitación energetica_fachada_ceroceo2
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 0 Flares ×

Rehabilitación energética. Fachadas.

La fachada es una de los principales elementos a tener en cuenta cuando comenzamos una rehabilitación energética. Su orientación, composición constructiva, su porcentaje de huecos respecto al total, y la existencia de elementos que le produzcan sombra, hacen de su estudio una tarea fundamental.

Si descomponemos la fachada en los elementos que la componen tendremos:

  1. Zonas macizas
  2. Huecos

Es muy importante a la hora de analizar una fachada conocer la proporción de huecos respecto a las zonas macizas para poder, de antemano, empezar a tomar consideraciones previas. En este post vamos a analizar como actuar frente al aislamiento térmico en los dos ámbitos anteriormente expuestos y como la elección de uno u otro tipo de medida de mejora son cruciales a la hora de realizar una rehabilitación energética en la fachada de un edificio.

Los huecos en la rehabilitación energética.

Los huecos son las zonas más vulnerables, energéticamente hablando, de la fachada. El hueco puede venir definido por ventanas o puertas, y al mismo tiempo que estas sean abatibles o correderas. El hueco se compone principalmente de tres elementos:

  1. Marco
  2. Cristal
  3. Protección (opcional)

Dentro del marco nos podemos encontrar diferentes tipos de materiales, pero los más comúnmente utilizados son el PVC, aluminio y madera. Para alcanzar un alto grado de confort en el interior, deberemos elegir un tipo marco cuyas características constructivas nos proporcionen un alto nivel de estanqueidad y aislamiento, independientemente del material, si bien el PVC y la madera son los más efectivos. Además nos podemos encontrar que estos marcos posean una característica adicional y que sean RPT, es decir con rotura de puente térmico, lo cual nos asegura una alto grado de aislamiento térmico al interior.

En cuanto al cristal, nos podemos encontrar en el mercado diferentes tipos, todos ellos con altos rendimientos en cuanto a aislamiento, pero deberemos estudiar primero la orientación de la fachada donde se encuentra el vidrio para priorizar la instalación de uno u otro tipo.  Existen diferentes tipos entre los que destacamos los dobles y los bajo emisivos, que tienen un factor solar menor que el resto evitando así la pérdida de calor de las estancias y sobrecalentamiento del cristal.

El último punto son las protecciones. El hecho de que sea un elemento opcional se debe a que en la mayoría de las ocasiones no encontramos este tipo de elemento delante de los huecos, lo cual permitiría disipar las radiaciones del sol y por tanto evitar el calentamiento de las estancias. En rehabilitación energética es una técnica muy utilizada ya que ,muchas veces, nos permite conseguir reducir la temperatura del interior de las estancias y por tanto disminuir el uso de los aires acondicionados.

Tratamiento de las zonas macizas de la fachada en la rehabilitación energética.

La heterogeneidad de tipos de fachadas que podemos encontrar a la hora de realizar una rehabilitación energética es numerosa, pero no el tipo de medida que se puede realizar en cada caso. Dependiendo del tipo de fachada que tengamos y de la posibilidad de actuar mediante la colocación del aislamiento térmico este se podrá situar:

  1. Por el exterior (SATE. Sistema de Aislamiento Térmico Exterior)
  2. En el interior de la cámara (Técnica de insuflado)
  3. Por el interior (Trasdosado)

El aislamiento térmico exterior consiste en una fina capa de material aislante formado, bien por un mortero aislante o bien por placas de material aislante para luego revestir. Los materiales aislantes utilizados para este tipo de sistema son diversos y son tratados en profundidad en otro post, donde analizo los pros y contras de cada uno así como sus capacidades aislantes.

En el caso de la técnica del insuflado consiste en rellenar la cámara de aire de la fachada con un material aislante. Se realiza un agujero en la parte superior del paramento y se va inyectando el material hasta que este rebose por el orificio abierto. De entre los materiales más utilizados para este tipo de aislamiento encontramos la celulosa, que por su procedencia del reciclaje lo convierte en un material sostenible.

Finalmente encontramos el conocido trasdosado por el interior que se realiza colocando una capa de aislamiento y una acabado interior, bien de cartón yeso, bien de fábrica, o cualquier otro material de acabado.

En cuanto al cálculo del espesor de aislante a colocar en cada opción así como el tipo de carpintería y vidrio, deberemos utilizar las herramientas de rehabilitación energética señaladas en el post anterior. Con ellas podremos diseñar de manera eficaz la solución adecuada para el tipo de fachada en la que estemos actuando durante nuestra rehabilitación energética.

ceroceo2

So, what do you think ?